La familia detrás del servicio

Las Condes nace como un emprendimiento familiar.
En nuestro caso, impulsado por el amor hacia la naturaleza, el amor hacia el servicio y nuestros animales.
Siempre tenemos presente la premisa fundamental: El trabajo a pequeña escala ofrece siempre mejores resultados.
Para lograrlo, nuestra familia siempre estará presente en cada servicio, en cada llamada, en cada abrazo.
Tenemos muy clara cuál es nuestra misión en la tierra: Acompañar en uno de los momentos más difíciles que atravesamos. 
Despedir a hermosos seres de luz que nos cambian la vida, que traen una historia, que nos brindan amor y alegría.
Nuestro motor son los animales, es por esa razón que despedimos vida, pero recibimos vida.

Aquí les presentamos a:

Nuestro Jefe ( El pionero)

Popi apareció en nuestras vidas un día domingo cuando vimos una publicación en donde solicitaban ayuda a un Pitbull agresivo, muy lastimado.
No podía estar con otros animales, ya que luego nos enteramos lo utilizaban para peleas. Ese pedido nos tocó el corazón cuando en su mirada pudimos ver más allá de su porte, pudimos ver un llamado de auxilio.
Nos hicimos cargo de él con mucha responsabilidad y miedo ¿Qué podía pasar?
Después de mucho tiempo, trabajo y atención descubrimos algo que la misma naturaleza nos enseña. ¡El amor lo puede todo!
En sus días actuales Popi es otro, mimoso, le aterra la lluvia, ama el sol y la cama. Corre junto a Candela por el césped y a veces toman un tiempo de siesta junto con el viejito.
Ah, me olvidaba. ¡Nunca se separa de su manta preferida!

Candelita

El 14 de agosto de 2021 quedará en nuestra memoria. Conduciendo por Av. Garzón hacia el centro vimos que algo salía debajo de un ómnibus en marcha. Algo negro se incorporaba y seguía corriendo hasta que una persona la retuvo.
Nos acercamos para conocer su estado de salud y para nuestra sorpresa ¡Ni un rasguño! Es más, estaba panza hacia arriba mientras le hacían mimos. De inmediato la cargamos y con ella salimos hasta el primer centro veterinario que encontramos para que pudieran revisarla.
Candelita (le pusimos Candela a los días) estaba perfecta. Con mucho temor y dudas a los días la presentamos a Popi (el de la historia anterior). Luego de días de desconfianza y algún rezongo eran los mejores hermanos. En la actualidad Candelita juega mucho con Popi, Thomas, Juanita y el viejito.
Le fascina viajar en auto e ir de copiloto. Su perdición son las galletitas con forma de huesitos. Es el amor personificado, ama a las visitas y los mimos. Estamos muy felices que esté en nuestra vida.

Viejito

Lo que podemos contar de la historia de vida de nuestro viejito es desde que lo encontramos en adelante. Sabemos que el tiempo que esté con nosotros es tiempo extra de su vida, como nos lo dijo su veterinaria.
Debemos reconocer que el viejito es el más consentido por lo general no se le niega nada. Hace un mes se operó de un tumor en el cuello y se viene recuperando de maravillas.
Sus horarios más preferidos y en donde se pone más nervioso es el desayuno y la cena. Pasa el día tomando sol y si está frío lo encontraremos siempre pegado en la estufa a leña.
A pesar de que su visión y escucha es casi nula, no le impide correr (un poquito) y disfrutar con sus hermanos o rezongar a Popi y Juanita. Atención es muy cascarrabias, pero es una bendición tenerlo y verlo tan feliz.

Thomas

Ay Thomas... ¡El fatal de la familia! 
Thomas apareció el 04 de Julio en busca de agua y comida. Cómo habíamos comentado en un post anterior lo abandonaron, ya que en sus tardes se paraba a mirar cada auto que pasaba... como esperando a alguien...
Es muy miedoso, le aterra la noche, pero al ser muy joven le encanta hacer travesuras durante el día.
La más favorita es buscar comida en algún lugar de la cocina, no se puede dejar nada, pero nada a su alcance. También le gusta romper alguna cosita, treparse a los sillones y saltar. Correr junto a candela o robar comida de Juanita (le encanta el atún).
Le encanta juntar trapos, buzos, mantas y llevarla a su camita, así que ya sabemos. Si algo falta o no está en su lugar, lo encontramos en la cama de Thomas.